La formalización de empleos y apropiación del modelo en pymes son algunas ventajas.

El modelo de economía circular que introdujo el Gobierno en su Plan de Desarrollo para fortalecer la conciencia medioambiental y el progreso económico del país adquiere relevancia en medio de la situación derivada de la pandemia.

“La economía circular va a hacer que avancemos hacia objetivos ambientales generando empleo. También se van a empezar a crear un conjunto de nuevos negocios con este modelo, por ejemplo, en la parte de movilidad y digitalización”, afirma Carlos Herrera, vicepresidente de sostenibilidad de la Andi.

De acuerdo con este segmento del gremio de los empresarios, el tema de recolección de envases y empaques plásticos es uno de los más avanzados en esta estrategia y el Gobierno definió que desde el primero de enero del próximo será obligatorio que las compañías recolecten una parte de estos materiales.

En este sentido, Herrera destaca que las pymes serían las principales beneficiadas, pues “preocupación principal es cómo trabajar con la cadena de proveedores y eso involucra muchos pequeños y medianos. Se puede ver desde un restaurante, hasta una lavandería y una pequeña industria”.

Sumado a esto, la formalización de recolectores es una oportunidad en la emergencia. “Hoy en día, el país cuenta con alrededor de 70.000 recicladores, sumado a los empleos que generan las empresas transformadoras de residuos. Si duplicamos en los próximos años las tasas de reciclaje, lo cual es perfectamente viable, podríamos generar miles de nuevos puestos”, manifiesta Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos.

Y es que en términos generales mientras que en algunos países la reutilización de plástico llega hasta el 70%, en el 2019 se aprovechó el 20% de las 1,4 millones de toneladas consumidas de estos productos en Colombia.

Otros datos de Acoplásticos reflejan, además, que de los 400 millones de toneladas de este material que se generan anualmente en el mundo, el 50% corresponden a plásticos de un solo uso.

 

LAS INICIATIVAS 

Si bien el concepto de Economía Circular aún es muy nuevo, el país ya cuenta con una consciencia respecto al tema. En solo Bogotá y Medellín se reciclan al año entre 300.000 y 350.000 toneladas de residuos plásticos, lo que equivale a una cifra superior al 20% según Mitchell.

En esta línea, cabe destacar el manejo de materiales de la Andi que fue elegido por el Banco Interamericano de Desarrollo como ejemplo para América.

“Visión 30/30 es el programa más ambicioso de manejo de residuos que se va a montar en el país”, destacó el vicepresidente de Sostenibilidad de la Andi. Luego de un varios trabajos que han venido desarrollándose desde el 2007, este programa, que involucra 21 sectores económicos, cerca de 181 compañías, tiene como objetivo llegar al aprovechamiento del 30% de los envases y empaques en el año 2030.

Y es que el modelo de economía no solo es aplicable al plástico, sino también a otros materiales. En este sentido, las diferentes vertientes de la iniciativa ‘Retorna’ de los empresarios dejaron un saldo de reutilización en 2019 de 2,7 millones de llantas aprovechadas (55% de las puestas en el mercado); 5,3 millones de unidades de computadores recuperadas (40% del mercado); 18,7 millones de pilas; y, un 90% de baterías de carros.

Además, las inversiones en las plantas de estas tecnologías llegan a los US$40 millones y “el valor en 2030 se acercaría a los US$300 millones”, dice Herrera.

Por su parte, con GoPlastic, la iniciativa que busca dinamizar y acelerar los mercados de reciclaje de plásticos en Colombia, Acoplástico ha recibido cerca de 400 soluciones para este mercado. La empresa destaca que antes de la pandemia las inversiones en tecnología para reciclaje de plásticos superaban el 20%.

 

Fuente: portafolio.co

 

 

COLOMBIAPLAST  2021