El biopolímero obtenido por Giselle Mendoza tiene como característica ser flexible y transparente, lo que lo hace ideal para productos de envase y embalaje.

Con aplicaciones en el sector textil, envase y embalaje, e incluso, en la industria médica, el biomaterial creado por Giselle Mendoza Rocha, estudiante de Economía en el Tecnológico de Monterrey, a base de cáscara y bagazo de naranja, tiene un futuro prometedor.

La idea surgió por la necesidad de encontrar un biomaterial que sustituyera el plástico convencional, de modo que, con el apoyo de investigadores en biotecnología, logró obtener en principio un material que sirve de materia prima para la producción de vasos desechables.

México es el quinto productor mundial de naranja en el mundo y, de acuerdo con Giselle Mendoza, la industria sólo aprovecha entre 45% y 60% de esta fruta, mientras que los desechos pueden causar incluso problemas de salud, pues al acumularse generan gases que pueden causar enfermedades respiratorias.

“Estamos preparándonos para replicar este prototipo de laboratorio a nivel industrial con una planta piloto y, posteriormente, hacer un convenio con un primer cliente que requiera una producción grande. Pensamos que arrancaremos el 2018 con el desarrollo del proyecto a nivel industrial, por medio de alianzas con empresarios del plástico”, dijo Mendoza a la revista Tec Review, publicación del Tecnológico de Monterrey.

El biopolímero obtenido por la estudiante tiene como característica ser flexible y transparente, lo que lo hace ideal para productos de envase y embalaje, sin embargo, también podría producirse en forma de resina protectora de material bibliográfico; y por si fuera poco tiene el potencial de aplicación biomédica.

“Puede servir para el tratamiento de heridas y quemaduras, con lo cual se estaría también revolucionando esa industria en que sólo se usan materiales sintéticos que causan molestia en los pacientes heridos”, explicó la estudiante.

Giselle Mendoza, a sus 20 años, fue recientemente galardonada con el Premio Mujer Tec 2017 en la categoría de Emprendimiento y con su proyecto tiene el objetivo de apoyar a personas de escasos recursos para el aprovechamiento de la naranja.

Fuente: Tecnología del Plástico