Basf es el tercer mayor fabricante mundial de productos químicos para cultivos.

Basf acordó comprar los negocios de semillas y herbicidas de Bayer por 5.900 millones de euros (US$7.000 millones) en efectivo, en momentos en que Bayer trata de convencer a las autoridades de competencia que aprueben su adquisición planeada de Monsanto.

Basf, el tercer mayor fabricante mundial de productos químicos para cultivos, había evitado hasta el momento los activos de semillas y en su lugar se había concentrado en la investigación de características de la plantas como la tolerancia a las sequías, que vende o licencia a los desarrolladores de semillas.

Pero el acuerdo de Bayer para comprar al grupo de semillas estadounidense Monsanto por US$66.000 millones, anunciado en septiembre del 2016, creó oportunidades para que sus rivales obtengan activos que necesitan ser vendidos para satisfacer a las autoridades de competencia.

Bayer dijo que usaría los recursos para refinanciar parcialmente la adquisición de Monsanto. La firma planea recaudar US$19.000 millones para el acuerdo a través de la emisión de bonos convertibles y nuevas acciones, y ya ha gestionado US$57.000 millones de créditos puente.

Bayer había ofrecido vender activos por valor de unos US$2.500 millones. La Comisión Europea dijo en agosto que las desinversiones ofrecidas por Bayer hasta ahora no iban lo suficientemente lejos e inició una investigación en profundidad del acuerdo.

“La decisión de Basf de adquirir activos de semillas representa un cierto cambio en su visión previa sobre sus necesidades para responder a la reciente consolidación de la industria en la agricultura”, dijeron analistas de Morgan Stanley.

“No obstante, los activos propuestos para la adquisición son de alto margen y de alto crecimiento y representan una adquisición razonable”, agregaron.

El presidente ejecutivo de Basf, Kurt Bock, dijo en una conferencia telefónica que miraría oportunidades de nuevas adquisiciones en el sector de semillas pero que se necesitan “dos para bailar tango”.

 

Fuente: La República

COLOMBIAPLAST  2022